Viaje a Vietnam y Camboya

Viajar a unos países asombrosamente exóticos y cautivadores, de una belleza paisajística excepcional, con un riquísimo patrimonio monumental, una historia apasionante y trágica en el siglo XX, un presente lleno de esperanza, y unas gentes de amabilidad y sonrisa desarmante, fue nuestra gran meta y maravillosa experiencia en el viaje largo de Raíces que hicimos el año 2017.

Vietnam, el país del dragón, el de la belleza, refinamiento y modernidad, de paisajes (montañas, lagos, playas, arrozales, ríos, deltas, costas…) que cortan la respiración, con un pasado histórico brillantísimo del que son testigo magníficas ciudades, villas, palacios, pagodas, templos, iglesias, posadas…, que evocan permanentemente su cultura riquísima, rebosante de tradiciones. País de pujante presente, lleno de vida e ilusión, con sus grandes capitales en plena y pujante expansión. Tierras de cocina exquisita, y con tantas otras maravillas y sorpresas. Todo esto, y mucho más fue la impresión que Vietnam nos dejó a todos los que tuvimos la dicha de hacer este viaje.

También dedicamos tres días a conocer uno de los conjuntos monumentales más ricos e impresionantes del mundo: Siem Reap y los templos y ciudades de Angkor, en Camboya, donde pudimos admirarnos ante algunos de los monumentos más inmensos, bellos, sorprendentes, refinados y originales del mundo, que han convertido a Camboya en la capital de los templos más bellos de Asia.

Sin olvidar sus fabulosos paisajes y el maravilloso tesoro de sus gentes, que tras sufrir tanto durante años, han recuperado su cautivadora sonrisa, y dejan en todos los que les conocen una preciosa e inolvidable huella, como bien pudimos experimentar.

Además, antes de llegar a Vietnam y Camboya, corazón de la antigua y mítica Indochina, pudimos conocer otra ciudad excepcional, especie de sueño y espejismo convertido en realidad: Doha, la capital de uno de los estados más ricos del mundo: Qatar, en el corazón del Golfo Pérsico, donde, aprovechando el vuelo, pudimos pasar un día, y conocer un poco de esta sorprendente tierra, tiempo para hacernos una idea de la excepcional riqueza y singularidad de la capital catarí, admirando su bahía, sus rascacielos, su impresionante museo de Arte Islámico, centros comerciales, sus sorprendentes iglesias, sus zocos y sus gentes…

Junto a tantas maravillas, y el contacto con su gente, no podemos olvidar los encuentros y tertulias con personalidades de estos países, que nos aportaron nuevas visiones y perspectivas de cada uno de estos lugares.

Scroll al inicio